Regresa El Señor Presidente a la UP.

Mucha gente cuando piensa ir al teatro recurre al teatro sencillo y fácilmente digerible, el cómodo. Algunos se esconden detrás de la premisa de que es el único que según ellos existe en Guatemala, pero no es así. Hay otro teatro, uno serio, capaz de sacudir tus creencias  y despertarte a la realidad respecto a tu día a día, un teatro valiente y de calidad artística, El Señor Presidente en la UP es uno de sus embajadores.

El Señor Presidente es una obra que se está presentando esta temporada en el teatro de la UP en la ciudad de Guatemala, basada en la obra homónima del Premio Nobel Miguel Ángel Asturias nos lleva a la Guatemala de los años veinte, sin embargo, nos haría pensar que desde ese entonces se detuvo el tiempo porque el problema que expone aún sigue vigente.

La sala se presta muy bien para envolver al espectador dentro de la historia, si bien no todos los actores son experimentados y dan sus primeros pasos dentro de este noble oficio, la fuerza de los que sí la tienen le da un balance que da un toque de realismo a la teatralidad Brechtiana que maneja la obra y hace ecléctica la técnica y por ende da una sensación de ser la pura escuela guatemalteca de la actuación. Da gusto ver que no todo está perdido en las nuevas generaciones, aquí se demuestra que hay juventud comprometida con el arte y no solo con servirse de él, mal utilizar su nombre o prostituirlo, tanto de parte de los nuevos actores que no se entregan a los espectáculos sin espíritu, como de parte del público que en su mayoría estaba compuesto  -el día que vi la obra- por muchos jóvenes.

Respecto al uso de los recursos teatrales diría que fueron muy bien utilizados así como los signos, el acento de los actores fue adecuado, no era exagerado para mostrarse guatemalteco ni caía en el acento mexicano para mostrarse neutral como le sucede a muchos “actores” guatemaltecos.

Esta obra se presentó por primera vez en la políticamente convulsionada década de los setenta,  en medio de los regímenes militares y la represión logro proyectarse incluso fuera de nuestras fronteras. Enfrento la represión y la censura dentro y fuera del país debido a la universalidad de sus letras (especialmente en nuestra Latinoamérica).  Es una obra que definitivamente recomiendo para todo el público, vaya preparado para pensar, advierto de primera mano que no es una obra fácil de digerir si no se tiene experiencia anterior  debido a la técnica utilizada, es teatro del  absurdo, sarcástico  e irreverente, del tipo que le hace ver a la clase política que no todos se creen lo que dicen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: